Intramurs: arte en la calle

 

MINI INTRAMURS_CONLOSNANOS

 

Intramurs (7 al 16 de noviembre) – El Carmen

Acercar el arte al casco antiguo de la ciudad. Éste es uno de los principales objetivos de Intramurs, una iniciativa cultural que promete convertir las calles de El Carmen en una sala de exposiciones abierta a todo el mundo. Lo hará gracias a la colaboración de artistas plásticos como Manolo Sánchez, Insulina Pelayo, Nadine Strzelczyk y Milena Villalba o Trashformaciones -que dispondrán sus obras en vías tan conocidas como el Carrer de les Dances la Plaça Músico López Chávarri-, pero también de artistas sonoros y escénicos como Gerry Paci, Guillermo Morales Silla o Beatriu Codonyer que mostrarán sus propuestas en diferentes bares y comercios de el barrio de El Carmen. Sigue leyendo

II Formigues Festival: aquí mandan los niños

Formigues Festival_conlosnanos

II Formigues Festival (4 y 5 de octubre) – Recinto Villacamp (Puente del Hierro) – Benicàssim

En la forma, poco o nada diferencia al Formigues Festival de otros festivales de música de nuestro país. Como el Sonar o el Primavera Sound, tiene como cabeza de cartel a grupos que huyen de propuestas comerciales y apuestan por sonidos que van desde el pop hasta la electrónica o el jazz. Y, como el FIB o el Bilbao BBK Live ofrece una zona de acampada -en este caso, no incluida en el precio de la entrada- para que los asistentes pernocten los dos días que dura este evento. También cuentan con la participación de agrupaciones noveles como la Sedajazz Kids Band o Cake Kids Electroband y con actividades paralelas a los conciertos que nos recuerdan al Rototom Sunsplash.
Sigue leyendo

Horchatería Vida: otra forma de disfrutar de la horchata

Horchatería Vida_conlosnanos

Horchatería Vida – Partida de Saboya, 6 (Alboraya) – Tel. 961857534

A mi hijo no le gusta la horchata. Es más de helados, de cucuruchos de dos o más sabores imposibles. Chicle con chocolate, nubes con limón, huevo Kinder con fresa. Yo prefiero la horchata. Me gusta tomarla líquida y poco dulce. A veces la acompaño de fartones, de esos que huelen a recién hechos y que, cuando los mojas en la horchata, aún conservan su textura crujiente. Nada que ver con los de bolsa, blandos y con sabor a bollería industrial. En eso coincidimos Daniel y yo, en el gusto por los fartones artesanos. También, en el lugar donde tomarlos. A él no le llaman las horchaterías al uso, con terrazas abarrotadas de gente e interiores de neón. A mí tampoco. Quizá la culpa la tenga la Horchatería Vida. Desde que unos amigos nos llevaron a conocerla, no hay otra a la que queramos ir. ¿Queréis saber qué tiene esta horchatería de especial? En Espai Menut, hablo de ella.